PUBLICIDAD EN REDES SOCIALES

Hace 7 años, cuando hice mi primera campaña de anuncios en Facebook, no imaginé que hoy en día estaría dedicándome profesionalmente a diseñar campañas para otras personas. Pero estoy convencido que mi experiencia y formación en esta plataforma de enorme potencial te será de gran ayuda.

Es cierto que las redes sociales han evolucionado mucho, y sus plataformas de anuncios también. Se esfuerzan en convencerte que si publicas una campaña de anuncios en ellas rápidamente tu email se llenará de pedidos, y tu negocio despegará hasta el infinito.

Sin embargo no es tan sencillo. Diseñar buenas campañas y que sean eficaces lleva mucho tiempo: conocimientos avanzados de marketing, de la propia plataforma, análisis de resultados, optimización contínua, tests y más tests para ver qué funciona y que no… O lo que es lo mismo: tiempo y dinero. Y a nadie le sobra nada de ésto cuando pone en marcha su negocio.

La publicidad en redes sociales es una oportunidad única de dar a conocer tu negocio o proyecto a tus potenciales clientes, a un precio relativamente asequible (siempre que sepas lo que estás haciendo). De lo contrario, perderás muchísimo dinero  y no conseguirás ninguno de tus objetivos.

¿Por qué debes contactar con un consultor?

Voy a serte muy sincero: CUALQUIERA PUEDE PONER UN ANUNCIO EN FACEBOOK o INSTAGRAM. La misma red social se ha encargado de buscar la manera de facilitar a cualquier usuario que pueda crear un anuncio. Ésto no parece malo, a priori. Pero ahí es donde empieza el drama de muchos emprendedores: gastan sus primeros euros en publicar ese anuncio pero el retorno es muy escaso, o directamente nulo. Y llega la desesperación…

¿En qué me he equivocado? Esa es la pregunta que me hacen siempre mis clientes. Y, como no, mi respuesta es la de siempre: «Vamos a analizarlo».

Con el paso de los años y la experiencia adquirida, he visto que son muchas las causas por las que una campaña de publicidad en Facebook o Instagram no funciona. Como ya he dicho, no es fácil acertar a la primera, pero si tienes sólidos conocimientos de marketing, de la plataforma publicitaria, del comportamiento del público y de tus necesidades, es más sencillo que empezar de cero. Y más económico.

Será importante que tengas claras algunas cosas muy básicas:

 

1. NO TODOS LOS NEGOCIOS SON BUENOS CANDIDATOS PARA PUBLICITARSE EN RRSS.

Antes de gastar un sólo euro es preciso que analicemos si tu negocio o proyecto encaja en este tipo de publicidad. Podemos llevarnos una sorpresa y ver que nuestros posibles clientes pueden no estar en estas redes sociales, o simplemente, que estén pero no tengan ninguna intención de compra. Si tienes una empresa de lápidas (por poner un ejemplo muy gráfico) no parece una buena idea anunciarse en Facebook, ya que quizás sea más efectiva la publicidad en Google (nadie busca este servicio en su tiempo de ocio, y las redes sociales son para eso mayoritariamente). El análisis de dónde está nuestro cliente potencial es fundamental. No podemos gastar dinero a lo loco.

2. CONOCER A NUESTRO «BUYER PERSONA».

¿Sabes quién es tu cliente? ¿Es hombre o mujer? ¿Qué edad tiene? ¿Tiene hijos? ¿A qué dedica su ocio? Todas las preguntas que te puedas hacer (y, sobretodo, contestar) servirán para definir el perfil de nuestro cliente ideal. Y, por desgracia, muchos clientes no lo conocen. Es por ello que la publicidad en redes sociales no les funciona. La plataforma de Facebook e Instagram permite «segmentar» a nuestro público según muchísimos parámetros, por lo que desconocer este perfil nos hará desperdiciar muchísimo de su enorme potencial… Haremos los deberes para no desperdiciar ni un euro de tu inversión publicitaria.

3. DISEÑAR UNA CAMPAÑA QUE SE AJUSTE A TUS OBJETIVOS Y NECESIDADES.

Uno de los errores más comunes es poner en marcha una campaña de publicidad sin tener claros ni los objetivos que quieres conseguir con ella, ni conocer las necesidades reales de tu negocio en ese momento. Seguro que alguna vez se te ha pasado por la cabeza que podrías hacer unos anuncios para «que la gente vea mi producto y lo compre inmediatamente». 

Sin embargo, los comportamientos de compra en internet no funcionan así. Hay que crear procesos de acercamiento del cliente potencial a tu marca, que te conozca, que sepa qué ofreces… Generar confianza hacia la marca, y luego ir proponiendo la venta. Lo que en marketing se denomina «embudo de venta», y que requiere diseñar campañas de reconocimiento, de tráfico y de conversión. Hacer una campaña sin objetivos claros tiene una altísima probabilidad de fracaso (o lo que es lo mismo, más tiempo y dinero perdido).

4. OPTIMIZACIÓN CONTINUA.

No creas que poner en marcha una campaña es simplemente lanzarla y sentarte junto al email a esperar a los pedidos de tus clientes. Éste es uno de los mayores errores. Entonces… ¿qué hago?. Pues muy sencillo: hay que hacer un seguimiento de la campaña, mirando los resultados que nos proporciona la misma plataforma, y analizando los datos para ver qué funciona y que no. Y, por supuesto, lo que no funciona… ¿por qué no funciona?. 

Las causas pueden ser muchas: textos mal redactados, fotos o videos poco adecuados, públicos mal segmentados, o todo en general. Tener a un consultor que lo detecte a tiempo hará que tus campañas vayan ajustándose contínuamente para aprovechar tu presupuesto y conseguir el objetivo de la campaña. No hacerlo, es gastar dinero para nada.

QUIERO QUE MIS ANUNCIOS FUNCIONEN

A nadie le gusta malgastar su dinero. Haces un esfuerzo económico para hacer visible tu marca a nuevos clientes y quieres resultados, y aunque no existen recetas milagrosas, hacer las cosas bien desde el principio siempre es el mejor camino.
Si eres de las personas que prefiere hacer las cosas bien no dudes en contactarme sin compromiso.